Maceración:

La carne se somete a una maceración Ideal menos 40 días en cámaras especiales que consiguen la temperatura y grado de humedad idóneos para el consumo.

Acondicionamiento:

Se deberá extraer la carne de la cámara por lo menos 60 minutos antes de comenzar el servicio, para que esta se encuentre en el grado de temperatura óptimo para su manipulado.

Corte y Deshuesado:

A continuación se procedo al saneado dela pieza, eliminando posibles restos de humedades. Se corta la pieza al peso requerido y se deshuesa para mostrarlas cliente para su visto bueno.

El punto de Calor:

Se sitúa la pieza en el punto con menos calor de la parrilla para que coja temperatura sin pasarse.

Marcado y Sellado:

Procedemos a bajar la parrilla hasta el punto correcto para marcar la pieza sellara. Cuando la pieza esté lista nos mostrará los preciados tres colores que sólo muestra la mejor carne.

Fileteado:

Una vez marcado y sellado procederemos al fileteado de la pieza con el grosor adecuado y en el sentido que nos marca la carne.

Servicio para mesa:

Por último presenta al cliente para su preparación al punto que desee. Se ofrecen varias posibilidades entre las que figura la piedra o el quemador.